Estrés y DA: Eje Cerebro-Intestino-Piel

Quienes tenemos afecciones a la piel sabemos que nuestro estado emocional está muy relacionado a la aparición de brotes, pero como no es tan evidente como cuando un maquillaje provoca una reacción alérgica, no le damos la importancia que merece. El eje intestino-cerebro-piel tiene mucho de responsabilidad y aquí te explico cómo funciona.


Ya es sabido que nuestro intestino es mucho más que el lugar donde se digieren y absorben la mayoría de los alimentos que consumimos, hoy sabemos que ahí viven una gran cantidad de bacterias y otros microorganismos a los que se les denomina microbiota, y que tienen la capacidad de influir en nuestra salud de tantas maneras distintas, que aún no se conoce con certeza el panorama. Sin embargo, su relación con la salud de la piel no es terreno desconocido.

Han pasado más de 70 años desde que los dermatólogos John H. Stokes y Donald M. Pillsbury1 propusieron por primera vez un mecanismo gastrointestinal para la relación entre depresión, ansiedad y afecciones de la piel. Ellos sugirieron que las alteraciones inducidas por el estrés en la flora microbiana podrían aumentar la probabilidad de permeabilidad intestinal, lo que a su vez prepara el escenario para la inflamación de la piel sistémica y local.


Uno de los tratamientos que estos autores discutieron como un medio para cortar el ciclo inducido por el estrés incluye la 'introducción directa de organismos acidófilos en cultivos como los de Bacillus acidophilus. Recientemente se han validado muchos aspectos de esta teoría unificadora de la microbiota, el cerebro y la piel.

La microbiota intestinal es definitivamente un eslabón muy importante en el desarrollo de la dermatitis atópica, y para cuidarla, antes que tomar cápsulas de probióticos deberíamos hacerlo a través de la dieta. Aquí te doy algunas ideas simples para comenzar:


1. Intenta llevar una dieta lo más variada en alimentos vegetales posible ( además de aportar fibra contienen vitaminas A, C, E, Zinc y Selenio que son muy importantes para la piel). Intenta incorporar cerca de 30 tipos distintos de verduras, frutas, semillas, granos integrales.


2. Evita los alimentos procesados porque contienen ingredientes que alteran el ambiente propicio para los microorganismos


3. Incorpora alimentos que contengan probióticos, como el Sauerkraut, la Kombucha, el Kimchi, el Kefir y tantos otros.


Referencias:

1. Whitney P Bowe & Alan C Logan Acne vulgaris, probiotics and the gut-brain-skin axis - back to the future? 2011